Casas rurales con buzón inteligente

La COVID ha dado la vuelta a la forma en que tenemos de relacionarnos y también de viajar. El turismo rural, cercano y seguro, está auge. Una tendencia que no solo tiene que ver con la pandemia sino con los valores de sostenibilidad, consumo de proximidad y vida tranquila. En BE DELIBERTY os hablamos de algunas problemáticas de gestión en los agroturismos y porqué instalar buzones inteligentes facilita el crecimiento de este sector.

España es uno de los países del mundo con la oferta más variada y versátil de turismo del mundo. El reclamo de sol y playa de la costa y las islas es una de las grandes insignias del sector a nivel internacional, movilizando gran parte del turismo de masas y generando un porcentaje muy importante del PIB. Sin embargo, en los últimos años, el crecimiento del turismo interior ha sido muy importante. Entre los años 2014 y 2019 el turismo rural en España llegó a consolidar los 4,4 millones de turistas.

El agroturismo ofrece un modelo basado la vida tranquila, el cuidado del medio ambiente y la cultura que toman como referencia los valores del consumo local. El turismo rural es uno de los sectores que mejor alineados están con las nuevas formas de consumo y con la orientación social hacia la sostenibilidad. Si bien el crecimiento del sector se vio totalmente bloqueado por la pandemia, ha sido capaz de resistir gracias a su apuesta por el turismo familiar y su modelo de ocio al aire libre.

El impulso del turismo rural viene de la mano de la oferta de las actividades y experiencias en la naturaleza. El ecoturismo será uno de los grandes beneficiados de esta crisis según un informe del Club Ecoturismo de España, dado que tiene una mayor capacidad de encabezar la recuperación turística. Según los datos que maneja la OEE se ha dado un cambio de tendencia en el tipo de viaje que realizan los turistas, que dan prioridad al “disfrute responsable en la naturaleza”.

Este estudio también parece advertir un cambio en el perfil del usuario, que no necesariamente está lineado con los valores del turismo rural, ya que la pandemia ha empujado a muchas personas a elegir este tipo de alojamientos y actividades. Por lo que es muy importante seguir señalando que este tipo de turismo está vinculado a un conjunto de modos de vida y formas de disfrute.

Algunos datos previos a la pandemia arrojaban luz sobre el perfil del usuario de turismo rural, el modelo de negocio, los precios y tipo de empresa vinculada al ecoturismo.

El perfil del ecoturista es una mujer de mediana edad, que procede de comunidades autónomas muy pobladas y que viaja con su pareja. También familias que viajan con sus hijos y realizan actividades de tipo cultural. El modelo de negocio tiene que ver con pequeños establecimientos y alojamientos gestionados desde el autoempleo, siendo la mayor parte de las propietarias de alojamientos rurales mujeres. La estancia media de los usuarios y usuarias de turismo rural, que ha pasado de 1,87 días a 2,6 días en el pasado año.

La crisis sanitaria ha puesto de relieve que la mayor parte de las empresas de ecoturismo y turismo rural han podido mantener a sus empleados, por tratarse en su mayoría de contrataciones fijas. Y en cuanto a los precios, aunque casi un 30% se han visto obligados a bajarlos, hay también un porcentaje importante de alojamientos rurales que han subido hasta un 15%. El sector señala que debido a la corta duración de la temporada de verano en 2020 los ingresos fueron más bajos, pero han podido resistir el envite de la crisis.

Parece que las casas rurales, a pesar de la crisis y de las muchas problemáticas relacionadas con las restricciones, han sido capaces de aguantar el tirón de la crisis. No obstante la gestión de estos establecimientos tiene algunos problemas de gestión. Uno que tiene que ver con la atención hacia nuevos perfiles de viajero y otro que tiene que ver con las constantes adaptaciones a los cambios de normas y usos. La nueva normalidad parece anunciar que durante un tiempo el turismo internacional estará más acotado y por tanto el turismo interior será una solución para muchos turistas.

Problemáticas de la gestión de un alojamiento rural

Hay una serie de problemáticas asociadas a la gestión de un casa rural o un alojamiento de ecoturismo en la entrada y la salida de los huéspedes. Por un lado la entrega de llaves y documentación, por otro, la devolución de todos los objetos y pertenencias que los usuarios olvidan recoger.

Respecto a la entrega del welcome pack muchos propietarios de alojamientos rurales se han encontrado con el hecho de tener que hacerlo guardando la distancia de seguridad, acercándose lo menos posible a sus clientes. También la dependencia horaria y el hecho de tener que estar pendiente del momento en el que los clientes llegan al alojamiento traen de cabeza a quienes tienen un pequeño alojamiento rural.

Por otra parte, se han incrementado las gestiones de devolución de objetos perdidos. Muchos clientes dejan olvidadas pertenencias en los alojamientos rurales, especialmente cargadores de móvil, llaves, carteras y documentación importante. Aunque los gastos que conllevan esas devoluciones suenen recaer en el usuario, los propietarios y propietarias de los alojamientos invierten mucho tiempo en el envío y la devolución de esas pertenencias.

Buzones inteligentes para alojamientos rurales

Los buzones inteligentes para cartas y paquetes permiten resolver los problemas vinculados a las gestiones de entrega de documentación y devoluciones de pertenencias olvidadas. Un buzón inteligente es un dispositivo muy fácil de instalar en un chalet, una vivienda unifamiliar, un cabaña, un hotel rural o una casa de campo.

Los diferentes modelos de los buzones inteligentes DELIBERTY permiten adaptarse a las necesidades de instalación: sobre muro, directamente en el suelo o en una pared. Son muy sencillos de instalar y sustituyen al buzón tradicional, ya que reciben también documentos y cartas.

De esta forma, al instalar un buzón inteligente en una casa o alojamiento rural, desaparecen los problemas de gestión relacionados con la espera de los huéspedes o la devolución de paquetes.

 

Para la entrega de llaves, instrucciones y manual de uso, el propietario o propietaria, o el trabajador/a al cargo del hospedaje, puede depositar todo el material en el buzón y enviar un código de apertura a su cliente. Al llegar a la casa rural o al hospedaje los clientes podrán abrir el buzón y recoger la información y las llaves.

En caso de que alguien olvide algún objeto o pertenencia, el propietario del alojamiento lo único que tiene que hacer es envolverlo en un paquete y dejarlo en el buzón. La aplicación le dará un código de acceso que deberá enviar a su cliente para que éste envíe un servicio de recogida. De esta forma los propietarios de la casa rural se olvidan de tener que llamar a un mensajero o ir a una empresa de reparto, será el propio huésped el que gestiona la recogida de sus pertenencias olvidadas.

 

Además, la instalación de un buzón inteligente permite ofrecer e implementar todos sus servicios tanto al propietario o propietaria del alojamiento rural como a los huéspedes y clientes del establecimiento. Enviar y devolver paquetería y correspondencia, o realizar compras online. Los usos de este dispositivo son muchos e importantes en la era del comercio online.

Por eso, un buzón inteligente instalado en tu casa u hotel rural, es una herramienta que facilita las gestiones.